24.12.12

451º


se despidió de ella llorando
y diciéndole adiós, pequeño capullo.
me senté a mi mesa solo
y estuve pensando hasta que supe cual era aquel nombre fatal
y cómo el capullo se había marchitado antes de florecer. Fahrenheit 451.

*

os sentimentos tamén arden
na escala Fahrenheit.





Ningún comentario:

Publicar un comentario